jueves, 16 de mayo de 2013

El impostor




Bart Layton se saca de la manga con El impostor un documental absolutamente atípico, perturbador e inclasificable, donde una especie de Zelig juvenil se transforma en el hijo perdido de una familia norteamericana que necesita creer a toda costa en los milagros, aunque lleguen con años de retraso.

La galería de personajes que abrazan al desconocido o sospechan de su verdadera identidad configura un mosaico que oscila entre lo conmovedor y lo surrealista, y uno no sabe a ciencia cierta si lo que le están contando es real o simulado, en un juego meta-narrativo por el que la película se convierte en la metáfora perfecta de su protagonista, ese impostor tremendamente cinematográfico, tremendamente real.

Terrible y originalísima, salpicada de humor sombrío y maravillosamente montada, El impostor es lo que el documental puede ser a veces: la mejor intriga de la cartelera.


1 comentario:

  1. Será cojonuda, pero me da una pereza atroz

    ResponderEliminar