lunes, 28 de septiembre de 2015

El desconocido


La última película española estrenada a todo trapo lleva a Luis Tosar al volante y a un debutante bien preparado en la dirección. La cosa va de chantaje kamikaze, familia en apuros a contrarreloj y policía acordonando la zona. Nada que no sepas viendo el trailer o cualquier sinopsis de prensa. El factor sorpresa en los tiempos que corren es cada vez más limitado.

Lo suple el método de contarlo, más que el qué, gracias a una puesta en escena precisa y adecuada, llena de garra, recursos y astucias, unos intérpretes ágiles (muy bien la niña), y un ritmo imparable. Hay travellings de matrícula, montaje febril, planos a vista de pájaro, velocidad callejera, música a juego... Cuanto pide el género (o como lo resume mi hija: "qué superintenso todo").

El desconocido es un producto bien ejecutado, en el que las morcillas del guión (gordas y no pocas) se tragan con facilidad, aunque su digestión deje un regusto mediano. Le hubiera venido bien desarrollar el comportamiento policial (y los dos personajes antagónicos que lo representan), en lugar de repetir tantas veces las exigencias del desconocido y las respuestas de Tosar. Por no mencionar un par de inverosimilitudes de grueso calibre. Los estadounidenses, cuando se les atasca la escritura, lo despachan con fuegos artificiales a gogó y obtienen la indulgencia del palomitero  a cambio de la espectacularidad magnificada. Aquí solo nos da para un helicóptero. No es suficiente para tapar los agujeros de guión.

Si la taquilla acompaña (parece que lo hará), recomiendo al debutante que para la próxima pida más guión y no dos helicópteros.


4 comentarios:

  1. Está resultona.
    Muy bien Tosar.
    Gutiérrez va algo pasado.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, a veces leo cosas de la Vanity Fair, miro el Hola, hojeo con o sin "h" la Vogue... Ya ves, no todo va a ser Tolstoi o Béla Tarr.

    ResponderEliminar